LOS ALIMENTOS ANTICÁNCER EN EL DÍA A DÍA. EN OSTEOPATÍA EN ALICANTE

LOS ALIMENTOS ANTICÁNCER EN EL DÍA A DÍA

 

 

  • TÉ VERDE: Rico en polifenoles, entre otros las catequinas, que reduce el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos, necesarios para el desarrollo del tumor y para la metástasis. Es además un potente antioxidante y desintoxicante, ya que activa las enzimas del hígado que eliminan las toxinas del organismo, y facilita la muerte de las células cancerosas por apoptosis. En el laboratorio se ha comprobado que potencia los efectos de la radioterapia en las células cancerosas. El té verde debe dejarse en infusión diez minutos en una tetera para que libere las catequinas, y beber no más tarde de una hora. El té verde descafeinado conserva todos sus polifenoles. El té verde japonés (Sencha, Gyokuro, Match, etc.) es aún más rico en EGCG que el té verde chino.

 

  • ACEITUNAS Y ACEITE DE OLIVA: contienen concentraciones especialmente elevadas de antioxidantes fenólicos. Constituyen dos alimentos sanos ideales. El aceite de oliva debería ser preferiblemente aceite extra virgen de presión en frío, un producto que contiene concentraciones considerablemente más altas de componentes bioactivos que el aceite refinado. El consumo recomendado es una cucharada al día como aderezo de ensaladas o para preparación de alimentos.Hay que tener cuidado con las cantidades para evitar ganar peso.

 

  • CÚRCUMA Y CURRY: La cúrcuma (uno de los ingredientes del curry amarillo) es el antiinflamatorio natural más potente identificado a fecha de hoy. Para que el organismo lo asimile debe mezclarse con pimienta negra. Lo más idóneo es disolverla en aceite de oliva o linaza. Las mezclas de curry que se comercializan contienen únicamente un 20 por 100 de cúrcuma total. Por eso es mejor obtener el polvo de cúrcuma directamente.

 

  • JENGIBRE: La raíz de jengibre actúa como potente antiinflamatorio y antioxidante, más eficaz que la vitamina E, por ejemplo. Actúa contra determinadas células cancerosas. Una infusión de jengibre también sirve para aliviar las náuseas provocadas por la quimioterapia y la radioterapia. Recomendaciones de uso: Aderezar con ralladura de jengibre unas verduras variadas mientras se hacen en el wok o en la sartén. En infusión, cortar un trocito de jengibre en rodajas finas y dejar en agua hirviendo        entre diez y quince minutos: se puede beber caliente o frío.

 

  • VERDURAS CRUCÍFERAS: La col (en sus variedades: coles de Bruselas, bok choy, repollo chino, brécol, coliflor, etc.) contienen dos poderosas moléculas anticáncer capaces de eliminar ciertas sustancias cancerígenas. Impiden que las células precancerosas se conviertan en tumores malignos. También promueven el suicidio de las células cancerosas y bloquean la angiogénesis. Atención; evite que el brécol y la col hiervan, pueden perder sus moléculas beneficiosas. Se recomienda cocer al vapor poco tiempo o freir a la plancha, dándole vueltas rápidamente, en un wok con un poco de aceite de oliva.

 

  • AJO, CEBOLLA, PUERRO, CHALOTA, CEBOLLETA: El ajo es una de las plantas medicinales más antiguas. Pasteur observó sus propiedades antibacterianas. Los compuestos de azufre de esta familia (liliáceas) reducen los efectos cancerígenos de las nitrosaminas y de los compuestos n-nitroso, que se generan en la carne churruscada y durante la combustión del tabaco. Promueven la apoptosis en el cáncer de colon, mama,pulmón y próstata, así como en la leucemia. Las liliáceas además ayudan a regular los niveles de azúcar en sangre, lo cual a su vez reduce la secreción de insulina y de IGF y, por ende, el crecimiento de las células cancerosas. Atención: El ajo libera sus activas moléculas cuando se machaca el diente de ajo, y se asimilan mucho más fácilmente si se disuelve en un poco de aceite.

 

  • VERDURAS Y FRUTAS RICAS EN CAROTENOIDES: Las zanahorias, el ñame, la batata, el calabacín amarillo,la calabaza,ciertas variedades del calabacín naranja (hokkaido), el tomate, el caqui, los albaricoques, la remolacha y todas las frutas de color brillante (naranja, rojo, amarillo, verde) contienen vitamina A y licopeno, que tienen la capacidad comprobada de inhibir el crecimiento de las células cancerosas de gran variedad de líneas,algunas especialmente agresivas como las de los gliomas cerebrales. Estimulan el crecimiento y aumentan la efectividad de las células inmunitarias que atacan los tumores.

 

  • EL TOMATE Y LA SALSA DE TOMATE: El licopeno aumenta la supervivencia de pacientes con cáncer de próstata. La acción combinada de el licopeno con otros nutrientes que contiene el tomate es más eficaz que la del licopeno por sí solo. Atención: Para que se libere el licopeno, el tomate debe estar cocido. El aceite de oliva mejora su asimilación. Es más recomendable la salsa de tomate hecha con aceite de oliva, sin azúcares añadidos y envasada en cristal. O bien hecha en casa.

 

  • SOJA: Las isoflavonas de la soja bloquean la estimulación de las células cancerosas por las hormonas sexuales como son los estrógenos y la testosterona. También bloquean la angiogénesis. Entre las mujeres asiáticas que han tomado soja desde la adolescencia se ha registrado una incidencia significativamente menor del cáncer de mama. Y cuando sufren cáncer de mama, los tumores son por lo general menos agresivos y tienen una supervivencia más elevada. Atención: los suplementos de soja en forma de píldoras o comprimidos se han asociado a un agravamiento de ciertos cánceres de mama. Pero no es el caso de la soja ingerida como alimento. El uso recomendado es sustituir los lácteos del desayuno por leche de soja o yogures de soja. Pueden tomarse semillas de soja cocidas, germen o brote de soja. También en su variante de tofu, tempeh o miso. El tofu es una excelente fuente de proteínas completas por lo que puede usarse para sustituir la carne.

(Existen sospechas de que la soja puede interferir con el Taxol por lo que no se debe consumir soja durante tratamiento quimioterápico con Taxol hasta nuevos estudios)

 

  • SETAS: Las shiitake, maitake, enoki, cremini, portobello, seta común y la seta de cardo contienen todas polisacáridos y lentinano, que estimulan la reproducción y la actividad de las células inmunes. Estas setas suelen usarse en Japón como complemento de la quimioterapia para ayudar al sistema inmune (la maitake y la coriolus versicolor son las que probablemente tengan el efecto más marcado en el sistema inmunitario). En condiciones de laboratorio se ha demostrado que las setas pleurotus se cuentan entre las más eficaces contra las células del cáncer de mama. Un estudio de 2009 demostró que mujeres chinas que tomaban 10 gramos de setas al día reducían su riesgo de cáncer de mama en un 64%. Se además tomaban té verde (1 gramo de hojas en infusión al día) su riesgo se reducía en un impresionante 89%. Recomendación de uso: tomar en sopas, con verduras o con caldo de ave, a la parrilla o a la plancha en un wok con otras verduras.

 

  • HIERBAS Y ESPECIAS: Las hierbas empleadas en la cocina, como el romero, el tomillo, el orégano, la albahaca, la hierbabuena, etc., son muy ricas en aceites esenciales de la familia de los terpenos, a los que deben su fragancia. Promueven la apoptosis de las células cancerosas y reducen su expansión al bloquear las enzimas que necesitan para invadir tejidos cercanos. El carnosol del romero es además un potente antioxidante y antiinflamatorio. Está demostrada su capacidad para potenciar la efectividad de determinadas quimioterapias. El perejil y el apio contienen apigenina, un antiinflamatorio que promueve la apoptosis y bloquea la angiogénesis a través de un mecanismo parecido al del Glívec.

 

  • ALGAS: Muchas variedades de algas que se consumen habitualmente en Asia contienen moléculas que frenan el crecimiento del cáncer, sobre todo el de mama, próstata, piel y colon. Las algas marrones alargan el ciclo menstrual gracias a su efecto antiestrógenos. La fucoidina, presente en las algas kombu y wakame, ayudan a provocar lamuerte celular por apoptosis y estimulan las células inmunes(como las Natural Killer, entre otras). La fucoxantina es el ingrediente que confiere tonalidad marrón a determinadas variedades de algas. Se trata de un carotenoide ( de la misma familia que el licopeno de los tomates) y es aún más efectivo que él en la inhibición del crecimiento de las células del cáncer de próstata. Las principales algas comestibles son: nori, kombu, wakame, arame y dulse. La nori es una de las extremadamente raras especies vegetales que contiene ácidos grasos omega-3 en cadenas largas; las más eficaces contra la inflamación, e indispensables para el aecuado funcionamiento de las neuronas. Recomendaciones de uso: las algas pueden tomarse en sopas o en ensaladas, o añadirse a legumbres como los guisantes y las lentejas. En concreto, la kombu tiene fama de acortar el tiempo de cocción de las legumbres y de hacerlas más fáciles de digerir.

 

  • LAS FRUTAS ROJAS

 

  • CIRUELAS, MELOCOTONES Y NECTARINAS: Recientemente los investigadores han descubierto que los melocotones, las nectarinas y otras frutas de hueso grande (especialmente las ciruelas) contiene tantos agentes anticáncer como las frutas rojas,y a un precio mucho más bajo. En concreto, un estudio de la Universidad de Texas observó que los extractos de ciruela poseen un poderoso efecto contra el crecimiento del cáncer de mama.

 

  • LOS CÍTRICOS

 

 

  • EL ZUMO DE GRANADA

 

  • EL VINO TINTO

 

  • EL CHOCOLATE NEGRO

 

  • LA VITAMINA D

 

  • LOS ÁCIDOS GRASOS OMEGA-3

 

  • LOS PROBIÓTICOS: Normalmente, los intestinos contienen una serie de bacterias “amigas” que ayudan a hacer la digestión y facilitan la motilidad intestinal. Además, desempeñan un papel importante de estabilización del sistema inmune. Entre las más comunes están el lactobaciolus acidophilus y el lactobacilus bifidus. Se ha demostrado que estas dos bacterias probióticas inhiben el crecimiento de las células del cáncer de colon. Además, al facilitar la motilidad intestinal, se reduce el riesgo de cáncer de colon, ya que los intestinos quedan expuestos menos tiempo a las sustancias cancerígenas que puedan estar presentes en los alimentos. Por ello, los probióticos cumplen también un papel de desintoxicación, mejoran el funcionamiento del sistema inmune e incrementan el número de células NK. Los yogures orgánicos y el kéfir son buenas fuentes de probióticos. Generalmente, los yogures de soja están enriquecidos con probióticos. Por otra parte, encontramos estas valiosas bacterias en la col fermentada y en el kimchi (un pescado en escabeche coreano). Por último, hay una serie de alimentos que son prebióticos, es decir, contienen polímeros de fructosa, que estimulan el desarrollo de las bacterias probióticas. Algunos ejemplos serían el ajo, la cebolla, el tomate, los espárragos, el plátano y el trigo.

     

 

  • ALIMENTOS RICOS EN SELENIO: El selenio es un oligoelemento presente en la tierra. Las verduras y los cereales de agricultura ecológica contienen también grandes cantidades de selenio. (Los métodos de la agricultura extensiva despojan a la tierra de cultivo de su contenido de selenio, por lo que actualmente es poco frecuente encontrarlo en las verduras y en los cereales que se cultivan en Europa).Este mineral se encuentra también en el pescado, en el marisco, en los menudillos y en las asaduras. El selenio estimula las células inmunes y en especial las NK (aumentándolas hasta en un 80%. También potencia los efectos de los mecanismos antioxidantes del organismo,

Written by

Ningún Comentario Aún.

Deje un Comentario

Mensaje