¿Qué es?

La Osteopatía es una terapia natural que estimula mediante manipulaciones los procesos de autocuración del organismo.

La Osteopatía integral considera el cuerpo humano una unidad funcional en la que la estructura y el funcionamiento de todas sus partes se relacionan íntimamente.

Su objetivo es restaurar o mantener el equilibrio de todas las funciones corporales.

LA OSTEPATÍA es un sistema de terapia que ayuda a restablecer la armonía en el mecanismo del cuerpo. Al corregir anormalidades de articulaciones y tejidos, se restablece el bienestar físico y mental, favoreciendo de esta forma el funcionamiento del cuerpo del paciente y el uso de sus propias fuerzas de recuperación. Los principios de la Osteopatía se establecen por un americano, Andrew Taylor Still, hace 120 años. Sin embargo la palabra “Osteopatía” en sí, no es un nombre apropiado. La natural asociación que se hace del término con la palabra griega “Osteon” (hueso) nos podría llevar a equívocos y entender que sólo se refiere a la estructura ósea.

Sin duda estaríamos en un gran error, ya que en realidad la Osteopatía es una ciencia que estudia el cuerpo como una unidad funcional global, valorando la interdependencia de sistemas y relaciones que forman dicha unidad en sí misma. Su principal objetivo es, por lo tanto, restablecer y mantener la integridad del cuerpo en su conjunto, en primer lugar tomando como punto de partida el tejido conectivo, valorando su superficie de deslizamiento y pérdida de elasticidad. En segundo lugar, relacionando los sistemas de compensación y sus vías reflejas e integrando todas las superficies de deslizamiento a las que la Osteopatía tiene acceso.

Las vías a las que nos referimos son: facetas articulares del aparato músculo-esquelético, peritoneo y pleuras, para la superficie de deslizamiento visceral y meninges para la superficie de deslizamiento sacro craneal.

Asociando estos sistemas se consigue una visión global, valorando al enfermo y no a la enfermedad, partiendo del síntoma y uniendo las diferentes estructuras que forman la maraña fascial y sus repercusiones sobre las cadenas miofasciales, con el fin de unir el rompecabezas corporal, siguiendo un orden de diagnóstico global. Con ello podremos orientarnos sobre los sistemas que selectivamente tenemos que diagnosticar.

En cuanto al tratamiento, se efectúa con un orden de mayor a menor resistencia tanto a nivel miofascial como a nivel articular.

Finalmente se puede establecer que el punto de partida básico de la Osteopatía es el “diagnóstico” de la lesión mecánica, entendiendo como tal la pérdida de elasticidad o de movilidad que tiene un movimiento facilitado y otro restringido, siendo el movimiento facilitado el esquema de la lesión.

Por todo lo dicho anteriormente y a modo de resumen, se puede decir que la Osteopatía es un sistema de terapia natural, basado en la estimulación de los procesos curativos inherentes del cuerpo, favoreciendo el equilibrio de la función corporal, o como decíamos al principio restaurando la armonía del cuerpo.