Migraña

Las contracciones con calambres y la dilatación de los vasos de la cabeza y el cerebro provocan presuntamente migraña. Los dolores de cabeza que aparecen en forma de ataque se heredan, aparecen más a menudo en las niñas que en los niños y afectan sobre todo a niños bien dotados psíquicamente, sensibles y ambiciosos.

Puesto que la migraña se origina la mayoría de las veces debido a trastornos de riego sanguíneo de los vasos de la cabeza y del cerebro, el osteópata busca, para poder tratarlas, las causas sobre todo en la zona de las estructuras del sistema nervioso vegetativo. Si, por ejemplo, existe un desequilibrio entre el simpático y el parasimpático, entonces los vasos de la cabeza obtienen informaciones falsas sobre las zonas angostas y las dilatadas de los vasos sanguíneos. Esto puede conducir a la migraña. Si en lugar de este riesgo de la sangre está restringido en la cabeza, se puede llegar a una obstrucción que provoca constantes dolores de cabeza.

La migraña también puede venir provocada por toxinas que se han acumulado en el cuerpo. El osteópata examina por ello también los órganos encargados de la desintoxicación y excreción, como el hígado y los riñones.