LACTANCIA MATERNA: NORMAS PRÁCTICAS SEGÚN LA SOCIEDAD ESPAÑOLA DE NEONATOLOGÍA. EN OSTEOPATÍA EN ALICANTE

 

 

 

 

LACTANCIA MATERNA: NORMAS PRÁCTICAS SEGÚN LA SOCIEDAD ESPAÑOLA DE NEONATOLOGÍA

         Contacto precoz piel con piel desde el paritorio. Dejar al recién nacido reptar y acercarse hacia el pecho de la madre. No se recomienda la separación y la succión rutinaria de las vías altas a los niños sanos.

         Puesta al pecho con supervisión experta lo antes posible tras el parto. Incluso si es por cesárea. Si recibió anestesia general, ponerle al despertar. En los primeros minutos, el recién nacido estresado por el parto está activo y succiona de forma vigorosa, después puede pasar a dormir varias horas seguidas.

         La succión precoz y frecuente, 10-12 tomas al día, acelera la secreción, facilita el vaciado y evita la congestión de los primeros días.

         La succión nocturna produce altos picos de prolactina.

         Ponerle al pecho cuando el recién nacido dé señales de hambre, sin establecer horarios rígidos.

         Las primeras tomas aportan pequeñas pero suficientes cantidades de calostro (gotas a ml) rico en inmunoglobulinas. Tras 48-72 horas, aumento del volumen de leche que se mantendrá estable con una media de 500-600 ml de leche al día.

         El calostro estimula el vaciado intestinal.

         Cada niño tiene su ritmo para tomar. La madre lo aprende pronto.

         Los líquidos adicionales y las tetinas no son necesarios y alteran la succión y el apetito.

         Dar suplementos sólo cuando estén médicamente indicados: separación del niño, riesgo de hipoglucemia y dificultades en la succión.

         La postura correcta de la boca al succionar evita lesiones del pezón. La boca bien abierta ha de abarcar el pezón y parte de la aréola para que la lengua actúe como un rodillo que exprime la leche hacia fuera.

         Dejar que el primer pecho se vacíe al máximo, al final la leche contiene más grasa y sacia más al niño y produce menos cólicos. Poner al otro pecho después si quiere más. Alternar en la otra toma.

         Si hay exceso de leche, la extracción manual o con sacaleches alivia y puede guardarse.

         En el hospital ha de valorarse la succión, enganche y transferencia de leche y anotarlo en la historia clínica durante al menos 3 veces al día.

          Es mejor relajarse y buscar lugares tranquilos para lactar.

         La ducha diaria es suficiente para la higiene del pezón.

         La propia leche aplicada sobre el pezón alivia si está irritado.

         La OMS recomienda que las madres, al salir del hospital, sean informadas de cómo extraer su leche si fuera necesario y cómo obtener soporte para la lactancia.

         Aconsejar a las madres que anoten el número y duración de las tomas y las micciones y deposiciones, durante el hospital y en la primera semana y que, tras el alta, han de ser valorados por personal experimentado en recién nacido a las 2-5 días.

Written by

Ningún Comentario Aún.

Deje un Comentario

Mensaje