EL NIÑO PREMATURO. CUIDADOS ESPECIALES. RESPUESTA EMOCIONAL DE LOS PADRES. APOYO PSICOLÓGICO. EN OSTEOPATÍA EN ALICANTE

 

EL NIÑO PREMATURO.  CUIDADOS ESPECIALES. RESPUESTA EMOCIONAL DE LOS PADRES. APOYO PSICOLÓGICO.

 

 

 

Las primeras horas del niño tiene una importancia transcendental para el posterior desarrollo de su organismo. Mencionaremos que se considera un niño/a normal, siempre clasificándolos según su edad gestacional o llamados también recién nacidos a término,  los nacidos con una edad gestacional entre  37 y 42 semanas.

El niño  pretérmino o prematuro,  son los niños nacidos con menos de 37 semanas de edad gestacional.

Antes del nacimiento el feto se encuentra en el interior del útero de la madre totalmente protegido del exterior. El feto, el bebé todavía no ha nacido, está mantenido a una temperatura constante y alimentado por la propia madre a través de la placenta. El médico ginecólogo cuida de la salud del feto, del bienestar fetal, hasta el momento del parto y durante el mismo.

El parto significa el paso de esta situación de protección a una vida ya desligada físicamente de la madre a una vida autónoma. El recién nacido “normal” tiene que adaptarse a la vida extrauterina y este cambio repentino puede ser traumático para algunos bebés.

El niño prematuro debido a una menor estancia en el útero materno, no ha tenido tiempo de “ madurar” totalmente por lo que es un niño inmaduro en muchas de sus funciones vitales como pueden ser el control de su propia temperatura corporal  o sus funciones digestivas y metabólicas por lo que necesitan unos cuidados y asistencia especiales, muchos de ello dentro del hospital en salas de neonatologias o en la unidad de cuidados intensivos para recibir todos los cuidados médicos y de enfermería según su situación clínica a abordar.

La respuesta emocional de los padres

El nacimiento de un niño prematuro en muchos casos puede significar un shock o trauma para muchos padres, sobre todo si el niño tiene complicaciones o enfermedades. Los padres reaccionan con sentimientos muy variados, la mayoría de ellos totalmente normales y necesitan tiempo para aceptarlos y superarlos.  Las emociones que más se manifiestan en esta situación son: la frustración, culpabilidad, ira, preocupación , ansiedad y depresión.

El sentimiento de frustración es el inicial y el principal. Todas la expectativas de la paternidad en una situación “normal”  caen en picado por un nacimiento prematuro  que acompañará con el estupor y la negación, se encuentran repentinamente inmersos en dificultades que les superan, no acabando de entender lo que les está ocurriendo.

La culpabilidad e ira , la primera emoción viene primero y la segunda sino se contiene la culpa, después.  Los sentimientos de culpa de la madre (sobre todo) no suelen tener ninguna base y se tiene que efectuar un esfuerzo tanto por parte de la madre como del entorno familiar y personal sanitarios para rechazarlos. Autoreproches como ¿ y si? ¿y si no hubiera hecho esto?  Pensamientos negativos dañinos para la madre que no van a ninguna parte y que le producen gran malestar.

La ira puede dirigirse contra cualquier persona de su entorno: pareja, familia, médicos, enfermeras, etc… la madre se encuentra en un estado emocionalmente inestable, la ira combina el dolor, la frustración y el sufrimiento.

Las preocupaciones, la ansiedad (psíquica)  y la angustia (síntoma físico) en casi todos los padres con un niño prematuro las manifiestan con esa excesiva preocupación sobre su futuro y  el futuro de su hijo que incluso superando los problemas, esa preocupación y ansiedad permanecen por si el niño a largo plazo presentará otro tipo de  problemas según su evolución. Realmente perjudicará a la familia y a todo su entorno  y creará tensiones.

La depresión es un grado mayor que la tristeza. Es una enfermedad a tratar y una actitud ante la vida que  afecta tanto a la mente como al cuerpo. Es una alteración importante que necesitará ayuda inmediata. Para superarla hay que consultar con el médico y psicólogo tan pronto como se sospeche que aparece.

Apoyo Psicológico.

  • El nacimiento de un niño prematuro puede significar para los padres

    un trauma emocional. Desde el principio se les comunicará a los padres que sus emociones son normales ante una situación difícil.

  • Dar toda la información precisa y  transparente a los padres sobre su hijo prematuro y su evolución en todo momento, para que puedan ir aceptando la situación lo antes posible y con todas su consecuencias.

  • Si el niño prematuro es separado de los padres y se encuentran en diferentes hospitales, la pareja  o familia  le tendrá informada a la madre de la evolución de su hijo en todo momento mediante fotos (móvil), informes médicos y todo tipo de señales que alivien a la madre de su separación y por supuesto hacer entender en ese momento, que el traslado de su hijo es vital para su salud.

  • En algunos hospitales se anima a los padres a usar el “método canguro”. Este método se basa en los beneficios del contacto íntimo entre la piel del niño y la de la madre o padre. Se realiza con el padre o la madre, sentados en una tumbona o mecedora con su hijo cubiertos con una manta térmica para evitar el enfriamiento, se puede amamantar si es posible.

  • Dentro de los limites de cada situación y los problemas de cada niño prematuro hospitalizado, es favorable al máximo contacto con el niño.

  • Valorar de una forma multicisciplinar la situación de la familia y el niño prematuro y derivar lo antes posible si es necesario a  un profesional de la salud (psicólogo) para poder tratar a la pareja una vez pasados los primeros meses desde el parto y de forma personalizada, que no hayan aceptado la situación y que realmente haya generado un deterioro importante en la  relación.

  • Generalmente esta situaciones pueden mitigarse con el llanto, compensarse con la compresión y el apoyo tanto de la pareja como de los familiares como del personal sanitarios que suelen estar experimentados en estas situaciones.

Andrea González González Psicóloga Clinica NªColg. CV10578

Written by

Ningún Comentario Aún.

Deje un Comentario

Mensaje